Mi currículo fotográfico:

Medalla de Oro CEF 2010. Medalla de Bronce CEF 2011. 11.2012: Premio mejor foto Ferias y Fiestas Guadalajara. 07.2012: Finalista del PHotoEspaña2012 Maratón 05.2012: Vencedor Temporada 2011-2012 Concursos Sociales de la Afgu (12 temas). 12.2011: Finalista Premio Nacional “Provincia de Guadalajara” de Fotograf.2011. 11.2011: 2ºClasif. XXI Concurso Ferias y Fiestas Guadalajara. 10.2011: Ganador del IV Rally Ferias de Guadalajara. 10.2011: Premio Social y Medalla de Bronce 56º Concurso Nac. Abeja de Oro (6 fotograf.). 07.2011: Finalista Concurso Internac. de Fotografía TeruelPuntoPhoto 2011. 03.2011: 2º Premio Fotográf.Hitos del Rodenal, Luzón. 12.2010: Finalista Premio Nacional “Provincia de Guadalajara” de Fotograf.2010. 10.2010: Premio de Honor del 55º Concurso Nacional "Abeja de Oro" (colecc.6 fotos) 10.2010: 4ºclasif.III Rally Fotográf.Ferias y Fiestas de Guadalajara. 06.2010: 4ºclasif. III Rally Ciudad de Guadalajara. 05.2010: Vencedor general en Color del III Concurso Social de la Afgu. Temporadas 2009-2010 a 2011-2012: Fotógrafo del Club Voley Guada. Fotos publicadas en elheraldodelhenares.es, lacronica.net y en voleyguada.com. 03.2010: Ganador Concurso de El Día de Guadalajara Carnaval’2010.

Follow by Email

sábado, 18 de febrero de 2012

100 Palabras. 49.- Monotonía

100 Palabras. 49.- Monotonía by uveñe
100 Palabras. 49.- Monotonía, a photo by uveñe on Flickr.

Cada mañana, desde hace treinta años, me levanto con el mismo espíritu. Siempre he sido una persona muy animada, “animosa” más bien. Salto con ímpetu de la cama, me doy una ducha rápida (cuanto más fría, mejor), un frugal desayuno, y a la calle. Respiro el aire fresco de la mañana.

Pero cada día, desde hace esos mismos treinta años, al llegar al trabajo a las ocho en punto, ni un minuto más, ese ánimo se diluye como lo hace el azucarillo en el café.

Porque lo que me encuentro es siempre lo mismo: una sala de trabajo triste, pobremente iluminada, con varias mesas de trabajo, todas iguales, alineadas en filas de a cuatro, ocupadas por gente corriente, triste, que apenas levanta la cabeza al verme.

Una de esas mesas es la mía. Siempre igual. Siempre repleta de papeles. Montañas y montañas de solicitudes que he de revisar cuidadosamente y, si están conformes, estamparles un sello. Siempre el mismo sello. Siempre tinta azul. Ocho horas seguidas cada día haciendo lo mismo.

Y cuando levanto la vista, lo que veo es una ventana. Una ventana, sí, pero ¿qué hay al otro lado? Una pared. Enfoscada. Lisa. Nada más que cemento. Entre la ventana y yo, nada.

Bueno, sí, en realidad algo rompe la monotonía. Una persiana de láminas verticales con las que, de vez en cuando, mi mente juguetea. Pero, ¿en realidad rompen la monotonía? Pensándolo bien, creo que no. Una, dos, tres, ..., cada una igual que la anterior, cada una igual que la siguiente. Ni siquiera hay viento que las haga mecerse. Permanecen quietas.

Y mañana será otro día. Igual que hoy. Igual que ayer.

Monótono.

Monotonía es mi vida.

(Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, pero necesitaba un argumento)

Sed felices...

No hay comentarios:

Publicar un comentario